Ahora y siempre (JunDa)



Título: Ahora y siempre.
Pairing: Taguchi + Ueda 
Fandom: KAT-TUN
~& forever - KAT-TUN~
Tipo: One-shot
Género: Shonen-Ai
To: Hoshiko, que siempre me alimenta mis alucines JunDa con todo su RabuRabu por ese par de hermosos attunes ^^b
04/Nov/2011






¿Había acaso mayor felicidad en el mundo que ésta?...
¿Podía alguien ser tan afortunado en la vida como yo?....

Después de una cadena de experiencias desagradables que habían caído sobre mis monótonos días cual efecto domino, el destino me había deparado un cambio radical.

Porque jamás me hubiera imaginado que el bobo y despreocupado chico con el que siempre solía tontear aquí y allá para matar mi aburrimiento, se pudiera convertir en un Príncipe azul... bueno, en este caso naranja.

Su inocencia logró sacar de mi corazón toda la porquería que el Lobo Feroz y el Cachorrito Malvado se habían dado a la tarea de depositar dentro de mí durante los últimos años de mi vida haciendo que se envenenara mi alma poco a poco hasta convertirme en un cascarón hueco, una simple marioneta a la que todos manejaban a su antojo y que carecía completamente de voluntad propia... de vida.

Y cuando comenzaba firmemente a creer que así había sido siempre mi vida y que merecía todo el sufrimiento y las cosas malas que me pasaban, llegaron él y su forma de ser para llenar de luz y color el mundo sombrío en el que me había confinado para seguir esperando mi último aliento... porque llegado al punto en el que estaba, había perdido totalmente las ganas de vivir y no hacía otra cosa que dejarme morir con cada segundo que marcaban las manecillas del reloj.

Mi príncipe era capaz de hacerme recordar lo que era reír, cantar, soñar, desear. Su amor por mí era tan inmenso y sincero que incluso hizo querer seguir viviendo. Porque de pronto no quería nada mas que estar siempre a su lado, compartir cada momento de tristeza y de alegría con ese chico imperfecto que a cada minuto me parecía simplemente perfecto para mí. Las horas que no pasaba con él me parecían una dulce tortura que no hacía más que aumentar mi dicha al volverlo a tener cerca de mí. Fue hasta que pasó todo ese traumático episodio de nuestra vida, que me di cuenta de todo lo que siempre había hecho por mí, de todo lo que se preocupaba, de lo mucho que me amaba. Pero yo estaba tan ciego en ese entonces. Cegado por un adiós impronunciado que me había destrozado la existencia tras romperme en mil pedazos el corazón. Cegado por las dobles intenciones del consuelo que prometía hacerme olvidar el dolor que sentía. Cegado por la incertidumbre y el pasado. Cegado por los estúpidos sentimientos que se habían anidado de la noche a la mañana tan profundamente que se habían vuelto uno con mi alma.

¿Cómo pudo una simple sonrisa arrancarme de raíz la angustia y el temor?...
¿Por qué nunca fui capaz de ver que el amor verdadero estuvo siempre delante de mis narices?...

Tenía que ser masoquista... No podía ser de otro modo, verdad?, porque aún a pesar de todo lo que había pasado, estaba absolutamente seguro de que aunque tuviera la posibilidad, no cambiaría ni un sólo fragmento del rompecabezas que era mi vida. Cambiar la más mínima de las piezas significaría cambiar lo que ahora tenía, y no podía soportar esa idea. Mi presente era perfecto y no hacía otra cosa más que rogarle a las estrellas porque así fuera por siempre... seguir con Junno, compartir mi vida con él, amarlo aún más de lo que lo había amado un minuto atrás y seguir siendo parte de su mundo. Para mí eso se había vuelto el cimiento de mi existencia y aunque pudiera parecer estúpido o cursi, eso mismo se había vuelto mi mayor felicidad. De pronto me percaté de que ya no necesitaba nada, Junno se había asegurado de darme todo lo que pudiera desear.

Ahora lo único que me atormentaba era la incertidumbre. El hecho de no saber lo que nos deparaba el futuro me asustaba. Desde que le entregué mi corazón, la única cosa que me quita el sueño es la posibilidad de perderlo. De sólo pensar que algo pudiera separarnos me paso noches enteras en vela contemplando su rostro dormido. A veces siento que voy a enloquecer. Soy tan obsesivo con mis sentimientos que terminó haciéndome daño. Pero es que lo amo tanto que quiero tenerlo conmigo para siempre.

Hoy tomé una decisión.

Hacía mucho que había empezado a pensar en ello pero me daba miedo que me rechazara, así que me había quedado callado por más tiempo del que hubiera querido. Pero después de haberme escondido del mundo durante las últimas 58 horas para estar a solas conmigo mismo, había terminado por concluir que mi vida sin Taguchi Junnosuke no era sino la vida monótona y vacía que siempre había conocido y definitivamente no estaba dispuesto a vivir esa no-vida durante más tiempo del que ya había tenido que dedicarle. En menos de tres horas se decidiría mi futuro... No. Nuestro futuro. Porque si no estaba él ahí, entonces no necesitaba un futuro. Porque sin su alegría en mi día a día no quería algo como el mañana.

Aún cuando no había mucho tráfico en la avenida y que sabía a la perfección que casi íbamos a exceso de velocidad, sentía que el auto avanzaba a paso de tortuga. Y no, en nada tenía que ver Kamenashi en todo esto. Supongo que simple y sencillamente estaba demasiado ansioso por volver a estar con la persona que amaba después de no haber sabido nada de él en absoluto.

Sabía que siendo sábado por la noche, seguramente iba de camino a su casa para pasar un rato con su familia después de haber estado toda la tarde en algún lugar raro con Koki, Nakamaru y sus locos amigos que no eran parte de la agencia. Últimamente les había dado por irse a jugar billar a un lugar de mala muerte donde servían cerveza barata y los dejaban hacer lo que quisieran por una mínima cantidad, pero como parecían divertirse tanto, quién era yo para decirles que no estaba de acuerdo con que frecuentaran esos sitios. Después de todo, hasta Nakamaru iba sin falta cada semana con todo y cómo era de responsable. Además, me sentía feliz de que por fin, después de tantos años, Koki y Junno se hubieran vuelto amigos. No tenía derecho a interferir con eso por mis prejuicios. Sólo me limitaba a pasar por él a las nueve de la noche para irnos a cenar y ver una película a su casa. Yo prefería mil veces hacer ese tipo de cosas.

Ah... Reconocía el vecindario. Me pregunto si está ya en casa o si apenas viene caminando desde la estación. Debatía conmigo mismo sobre si debía llamarlo o seguir con mi plan original y esperar en el auto hasta que lo viera aparecer calle arriba, seguramente tarareando alguna canción extraña y divertida, cuando lo vi.

Sentí un golpe de adrenalina circulando a gran velocidad por mis venas acelerándome el corazón. Todos mis pensamientos se atropellaron haciendo de mi mente un completo caos. Al diablo con mis planes. Tan sólo quería correr y estrecharlo entre mis brazos. Abrí la puerta del coche y eché a correr hacia donde él estaba.

-Tat-chan?...- Apenas si le di espacio para hacerlo, me miró como si no pudiera creer lo que contemplaban sus ojos. Lo había abrazado con tanta fuerza que incluso temí derribarlo por el impulso que llevaba cuando lo alcancé y rodeé su cuerpo con mis brazos. En definitiva lo había tomado por sorpresa. Su rostro decía que no me equivocaba.
-Hola...- Siempre me sonrojaba un poco cuando me observaba de ese modo. Sentía como si pudiera ver a través de mí y me sentía desnudo ante su mirada. Aún cuando no me desagradaba la sensación, era sólo que me era algo nuevo. Aún a pesar del tiempo transcurrido, todavía me hacía sentir esas mariposas en el estómago cuando me cruzaba de este modo con sus brillantes ojos.
-Estás bien?...- Asentí de inmediato. No podía dejar de sonreírle. Era increíblemente feliz, así que simplemente quería sonreírle.
-Quería verte...- Susurré manteniendo la sonrisa.
-Yo también...-
-Te extrañé mucho...-
-No más que yo...- Bajó la mirada un momento. Probablemente no había querido admitir eso pero se le había escapado antes de que se diera cuenta. -Tuve que pedirle a Nakamaru que le pidiera a Koyama que le pidiera a Shige que me imprimiera una foto tuya para ponerla en mi habitación porque...- Calló de repente. Supongo que fue obvia mi cara de "no entendí lo que dijiste". Echó a reír. -...supongo que sigo siendo el mismo tonto de siempre, verdad?... Quién haría tanto desbarajuste tan sólo para no sentirse solo...- Lo hice callar de repente. Sellé sus labios con un beso. Odiaba la idea de haberlo puesto en ese estado por mi egoísmo. Ahora era yo quien reía abiertamente ante la expresión de su rostro cuando retrocedí un paso para dejarlo respirar.
-Junno?...- Me preocupé al creer que se había olvidado de cómo respirar.
-Vaya...- Fue el suspiro más largo que jamás haya visto. -...no sé qué hiciste durante estos últimos días pero deberías duplicar la dosis...- Su comentario me hizo sonrojar.
-Tonto...- Le di un golpecito. Y como solía hacer, me tomó entre sus brazos y apoyó la barbilla sobre mi cabeza tras besar mi frente.
-Te amo...- Eran sólo cinco letras. Pero viniendo de su boca eran lo más perfecto que conocía. Sólo esas dos pequeñas y maravillosas palabras fueron suficientes para darme el valor que necesitaba.
-Quieres vivir conmigo?!...- Tanta efusividad no eran parte del plan pero no pude evitarlo.

Los segundos más eternos y tortuosos de toda mi vida. No podía sostenerle la mirada debido al miedo que me daba su silencio, pero tampoco podía quitarle los ojos de encima esperando su respuesta. Así que mis ojos pasaban del suelo al cielo cada que parpadeaba.

-Tat-chan...- Por primera vez desde que lo conocía vi en él una carencia de emociones reflejada en su rostro habitualmente sonriente, fue tan inusual que a nada estuve a punto de echarme a correr para escapar de lo que parecía mi propia imagen de hacía un tiempo atrás. -...lo dices en serio?...- Incluso su voz sonaba tan diferente.
-Sí... Lo he estado pensando desde hace tiempo pero estaba asustado... Siempre he estado solo, así que no sabía si sería capaz de compartir mi vida a ese grado con alguien más y tú siempre has estado rodeado de tanta gente tan diferente a mí que no sabía si podrías acostumbrarte a estar tan sólo conmigo, pero después de este fin de semana me di cuenta de que ya no puedo ni quiero vivir uno solo de mis días sin ti...- Una mínima fracción de segundo bastó para que su rostro se iluminara aún más que el sol y dibujara la más hermosa de las sonrisas sobre sus labios mientras me miraba sin decir nada.
-Tonto!...- Estaba tan emocionado que casi me rompe las costillas de lo fuerte que me abrazó.
-Jun...no... no me dejas respirar...-
-Ah! Lo siento...- Mis pies tocaron nuevamente el asfalto al tiempo que mi cavidad torácica volvía a inhalar y exhalar con normalidad.

Ambos dejamos escapar una risita.

Su celular comenzó a sonar.

-Ma?... No, estoy en la esquina con Tatsuya... Sí, en un minuto entramos... Claro que se quedará a cenar... También te quiero mamá...- Supongo que tendré que esperar un poco para saber su respuesta.
-Será mejor que entremos... no quiero preocupar a tu familia...-
-Ok... La cena está esperando por ti...-
-Eh?...- Me tomó de la mano y caminamos calle abajo para entrar al que se había vuelto mi segundo hogar.

-Feliz cumpleaños, Tatsuya...- Fue inevitable que se me escaparan un par de lágrimas al ver aquel pastel esperando por mí sobre la mesa con las velitas encendidas. Después de que el año anterior se hubiera arruinado la fiesta sorpresa debido a nuestras agendas de trabajo, no imaginé que decidiría preparar algo para mí él solo. Sin duda había sido el mejor cumpleaños en muchos años. Su amor y el de su familia me hacían sentir la persona más especial del universo. Si en verdad existía algo como el Paraíso, definitivamente estaba en él y Junno era el ángel que me acompañaba.

-Por qué me llamaste tonto?...- Apenas y estuvimos a solas otra vez, retomé la conversación que habíamos dejado pendiente.
-Eh?...- Se quedó pensando un momento como si no supiera de lo que le hablaba. -Ah... porque...- Me acomodó sobre su pecho para darme un tierno beso en la comisura de los labios. -...no hay nada que hubiera deseado más en la vida que compartir la mía contigo...- Apagó las luces de mi habitación y comenzó a besarme como horas atrás, haciendo vibrar cada milímetro de mi piel bajo sus labios.

Otra noche en vela contemplando su rostro dormido junto a mí. La diferencia?... Que esta vez no era el temor a lo desconocido sino la felicidad por lo que nos deparaba un mañana juntos lo que me hacía mantener los ojos abiertos... Que esta vez era un sonrisa y no lágrimas lo que me hacía de compañía durante las horas en vela mirando su carita apacible... Que esta vez había sido yo quien había decido no dormir... Porque era tan feliz de tenerlo en mi vida que no podía hacer otra cosa excepto amarlo con todo mi ser.

-Te amo... ahora y siempre...- Y besé suavemente sus labios para no despertarlo antes de cerrar los ojos al llegar la mañana.

4 comentarios:

ale-chan dijo...

TAN BONITO! -ni idea si leeran este comentario pero- ME GUSTO MUCHO! Claro porque amo de sobremanera el JunDa *////*)9
Y hay tan poquitos fics de ellos TwT qe fue un milagro encontrar este!!
Gracias por escribirlo!!

ஐ.•°¤ Dark Butterfly ¤°•.ஐ dijo...

Hola Ale!!!
Claro que leo todos los comentarios ^^b es gracias a ellos q sigo publicando cosas :P *mi pasión por escribir no depende de ellos, pero sí mis ganas de compartirlos*

Mil gracias por tomarte el tiempo de leerme y sobre todo de comentar, para mi significa mucho porque así sé si les gusta y cómo mejorar como escritora novata que soy n.nU

Yo tmb soy adicta fiel del JunDa o*O*o y me emociona en sobremanera encontrar a otra JunDaLover en este mundo attunoso d^^b

Sientete libre de pasear por mis escritos, suelo escribir mucho de esta pareja porque es una de mis mega consentidas ^^b asi que te invito a leer los otro q están publicados y te prometo pronto subir más ^w^

Ha sido un verdadero placer conocerte o*O*o y perdón por tardar tanto en responderte u.uU

Espero verte de nuevo por estos rumbos paradisiacos mejor conocidos como Johnnylandia ^^b

Anónimo dijo...

Bonita la narrativa *-* me gustó el toque angst que le imprimiste y también la pasión de Tat-chan por no quererse despegar de Junno... pero tendrás que convencerme con algo más XD
Siguen sin cuadrarme esos dos o.oU aunque son bellos *-* *mira a Junno*

ஐ.•°¤ Narya Butterfly ¤°•.ஐ dijo...

Jajajajajaja pero ese no era el fic que te dije que leyeras XD jajajajajajajajajajajjajaa
Aun así muuuuuuuuuuuuuchas gracias por tomarte el tiempo de leerlo aunque no te guste la pareja ^^U
De hecho, esta secuela me la pidieron despues de que termine de escribir "El lugar perfecto" que fue el que te dije que leyeras kekekekekeke

En serio gracias, gracias por leerlo completo ^w^